febrero 23, 2024
Con la llegada del verano llegan también las Cerezas de Verano, uno de los frutos más ricos, no solo en su sabor y color, sino en todas las bondades que ofrece al consumirlo, y que van desde ayudar a conciliar el sueño, disminuir la anemia, contrarrestar problemas de artritis y osteopenia, hasta retrasar el envejecimiento.

Con la llegada del verano llegan también las Cerezas de Verano, uno de los frutos más ricos, no solo en su sabor y color, sino en todas las bondades que ofrece al consumirlo, y que van desde ayudar a conciliar el sueño, disminuir la anemia, contrarrestar problemas de artritis y osteopenia, hasta retrasar el envejecimiento. Aunque al igual que casi todos los frutos, es de temporada, por lo que se recomienda aprovechar para consumirlo en este verano.

“Las Cerezas de Verano o Cerezas del Noroeste, como también se les conoce por su origen (Washington, Idaho, Oregón, Utah y Montana) llegan a México por tiempo limitado, por lo que hay que aprovechar su temporada para beneficiarse de sus bondades”, comentó Juan Carlos Moreira, representante en México de las Cerezas del Noroeste, durante la presentación de la temporada del fruto en nuestro país.

En la cita, Moreira se acompañó de 3 doctoras quienes comentaron los beneficios que aporta el consumo del fruto. Lucía Comellas, doctora con especialidad en Reumatología, explicó: “Las cerezas son de las frutas que tienen 15 veces más flavonoides que las fresas; y este componente que son las antocianinas, que es lo que le da el color a la cereza, tiene la capacidad de reducir la inflamación en las enfermedades, como gota, inclusive artritis”:

Y añadió que las cerezas también aportan “beneficio a los pacientes que tienen anemia, porque tiene componente de hierro; y ayuda aquel paciente que tiene estrés porque tiene melatonina, entonces ayuda a conciliar el sueño”. Además, destacó que dentro de los beneficios que otorgan las Cerezas de Verano “está el que se dirige a los pacientes que tienen ostopenía, por el componente de calcio que posee el fruto; así como aquellos pacientes con deterioro muscular o atletas de alto rendimiento que tienen consumo excesivo de potasio, pues esta fruta tiene un alto contenido de ese elemento”.

Además, la reumatóloga destacó que el índice glucémico de las cerezas “es muy bajito”, por lo que es un fruto que pueden consumir los diabéticos. “Un mango tiene un índice glucémico de 55 y una porción de cerezas tiene entre 22 y 18, o sea que aporta poco contenido de glucosa, por lo que es apto para pacientes que están en restricción de carbohidratos, por ejemplo, un diabético”.

Ariana Canché, Médico Internista con especialidad en Nutrición Clínica, precisó que, si bien el fruto tiene muchos beneficios, para que surtan efecto se tiene que complementar con una serie de prácticas, como tomar suficiente agua, hacer actividad física y llevar una dieta rica en fibra. “A los antioxidantes hoy en día se les ha atribuido un beneficio a veces mágico, por sí solo, pero la realidad es que su consumo tiene que venir acompañado de ciertas prácticas para que sus beneficios surtan efecto, como tomar suficiente cantidad de agua, hacer actividad física, hacer una dieta alta en fibra, la variación de otros vegetales y frutas y el bajo consumo de grasas saturadas”.

No obstante, reconoció que “el hecho de que la cereza en esta temporada tenga tan alta concentración de antioxidantes, ayuda mucho a bajar esta parte del tema inflamatorio, que no solo compete a las enfermedades infecciosas, como el covid, sino a otras enfermedades que pueden derivar en problemas gastrointestinales o enfermedades respiratorias”.

En cuanto al tema del envejecimiento comentó: “Los antioxidantes no solo sirven para ponerse más joven, sino que el efecto que tienen es que la célula libera estos radicales libres, que son como las toxinas que produce el metabolismo celular; y hacen que no solo la célula viva más tiempo, sino que sea más resistente, tenga menos enfermedad inflamatoria sistémica y eso ayuda a todos los niveles, a tener mucho mejor piel, mucho mejor salud, mejor calidad articular, menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, o sea el efecto antioxidante tiene que ver con hacer una célula mucho menos intoxicada”.

Diana Fuentes, Neuróloga con especialidad en Rehabilitación Neurológica, destacó que las bondades del fruto se obtienen en mayor proporción cuando se consumen “crudas, sin cocer y no en almíbar o en tarta, pues los procesos a los que se someten restan sus cualidades”.

Además, destacó la importancia de las Cerezas en el tema del sueño, especialmente en la comunidad infantil. “Las Cerezas ayudan a dormir bien, y por ello son tan oportunas en este momento, pues tras la pandemia se está generalizando la crisis de sueño en niños”, dijo. Y explicó que en el origen de dicha problemática también tiene que ver “con que estamos llenos de aparatos electrónicos, teléfono, televisión, iPad, tabletas”.

Para concluir comentó que “las mujeres llevamos un ritmo de vida muy acelerado”; por lo que hizo énfasis en la necesidad de llevar una dieta que favorezca el efecto de la melatonina en toda la familia, y en especial en los niños que no están durmiendo”. Por lo que comentó en lo oportuno de que consuman Cerezas del Noroeste, para aprovechar la melatonina que dijo: “En la noche ayudan a dormir, pero en el día los revitaliza y les ayuda para la concentración”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *