febrero 23, 2024
día de muertos
Coloridas calaveritas de azúcar, tapetes con imágenes hechas con arroz, maíz, semillas de girasol, frijol, así como catrinas, flores de cempasúchil, entre otros elementos se toman en cuenta en diversas partes del país para celebrar a los fieles difuntos.

Coloridas calaveritas de azúcar, tapetes con imágenes hechas con arroz, maíz, semillas de girasol, frijol, así como catrinas, flores de cempasúchil, entre otros elementos se toman en cuenta en diversas partes del país para celebrar a los fieles difuntos.

Y es que México como en otros países, cuentan con diversas tradiciones dignas de festejar, tal es el caso de la conmemoración del Día de Muertos, que se lleva a cabo el 1 y 2 de noviembre, donde las personas instalan las mejores representaciones para recordar y recibir a los seres queridos que fallecieron.

En esta ocasión daremos a conocer cómo celebran algunos Pueblos Mágicos esta bonita tradición mexicana, donde bellas y espectaculares ofrendas lucen en parques, plazas y miles de hogares cada año como señal de respeto y admiración a las almas cada año.

Tlaxco

Este bonito Pueblo Mágico, ubicado en el estado de Tlaxcala, está enmarcado con maravillosos paisajes naturales y riqueza arquitectónica como la Capilla del Santo Calvario y la Casa Goyri. Pero además, es una de las regiones donde esta festividad se toma en cuenta con mucho respeto.

Monumentales ofrendas se instalan en los estados. (Foto: Cuartoscuro/Archivo)

Para Tlaxcala (que en lengua náhuatl significa “lugar de pan o maíz y tortilla”), la fiesta de Todos los Santos es una gran tradición mestiza que los tlaxcaltecas viven con un gran respeto y religiosidad católica.

Por ello, en todo el estado se realizan diversas actividades, pero Tlaxco es reconocido por sus carnavales y el festival de “La vida eterna”, donde los residentes se disfrazan de catrines o personajes alusivos a la ocasión y realizan concursos de leyendas y trajes típicos. Además, se colocan grandes ofrendas como en el Palacio Municipal de Tlaxco, dedicada a las almas que ocuparon ese mismo lugar hace más de un siglo, pues el sitio fue construido sobre un panteón hace más de 100 años.

Malinalco

Situado en el Estado de México, el Pueblo Mágico de Malinalco es un lugar ancestral de calles empedradas y casas multicolores. Sus principales vías están salpicadas de flores que brotan de las paredes de sus casonas coloniales y de pequeños templos de los siglos XV, y XVII que lo transportarán en un viaje por el pasado de México.

Día de Muertos en Malinalco

En este pequeño sitio se acostumbra colocar ofrendas en honor a los “muertos nuevos”, es decir, aquellos seres queridos que partieron durante el último año. Las familias tienen el reto de instalar la mejor ofrenda, magnos altares repletos de dulces típicos, guisos, coloridas calaveritas y las tradicionales flores se colocan en diversos sitios.

Cuenta la leyenda que en el valle de Malinalco, durante la época prehispánica, cuando alguien moría su viaje era acompañado con pequeñas flores amarillas, adornando su tumba, como mirando al sol, atrapando el calor entre sus pétalos; tonalxóchitl era el nombre de la flor.

Después, tras su paso por el valle, los mexicas se vieron seducidos por esta forma de despedir a sus muertos. Sin embargo, la flor les parecía pequeña, así que durante años trabajaron su cultivo transformando veinte de esas pequeñas flores en una sola: así nació cempohualxochitl, que en náhuatl significa “20 flores”.

Día de Muertos en Mixquic

Pátzcuaro

También de calles empedradas, edificios de toque barroco, amplias plazas y casas de adobe y teja, este pueblito está localizado en Michoacán, entidad donde la celebración del Día de Muertos convoca a una multitud de visitantes que proceden de diversos lugares año con año.

Desde épocas ancestrales las comunidades purépechas de Michoacán realizan ceremonias de velación por sus muertos. Sin embargo, esta tradición se conserva principalmente viva en Pátzcuaro y Janitzio, pero se realiza en toda la zona lacustre (que abarca una veintena de poblados indígenas) y en parte de la Meseta Purépecha

Impresionantes ofrendas se colocan principalmente en las tumbas de los fieles difuntos y las familias se reúnen toda la noche a pie de éstas desde el 1 de noviembre, como señal de veneración y acompañamiento con gran variedad de alimentos.

Las calaveritas son un elemento importante el Día de Muertos. (Foto: Cuartoscuro)

Real del Monte

Real del Monte es un Pueblo Mágico de tierras mineras localizado a 15 minutos de la capital del estado de Hidalgo. Aquí se realizan festivales culturales dedicados a los fallecidos desde el 1 de noviembre, que es el llamado “Día de Todos los Santos”, de acuerdo a la tradición católica, en esta fecha se recuerdan a todos aquellos que perecieron sin ser beatos y santos, además de quienes murieron a temprana edad como los niños

En medio de sus  calles coloniales se llevan a cabo gran diversidad de actividades relacionadas con esa festividad, tales como: procesiones, recorridos especiales encabezados por catrinas, así como noches de leyendas y altares representativos.

Algo que no falta en este Pueblo Mágico es el Festival Mágico del Terror en Real del Monte, un evento de sustos que está abierto al público en general con horarios accesibles a partir de las 5:00 horas para asistir en familia y hasta las 12:00 de la noche para los más valientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *