mayo 27, 2024

Un grupo de aficionados desenterró un enigmático objeto romano en Lincolnshire, Inglaterra, que está desconcertando a los investigadores y atrayendo la atención del mundo. Se trata de un dodecaedro romano, uno de los más grandes conocidos hasta la fecha, que ha dejado perplejos a los expertos por su misterioso propósito y su excepcional estado de conservación.
El dodecaedro, descubierto junto a cerámica del siglo IV, tiene aproximadamente 1.700 años de antigüedad y está hecho de una aleación de cobre, estaño y plomo. Con unas dimensiones de unos 8 centímetros de ancho, este objeto único ahora se exhibe en el Museo Lincoln, donde los visitantes pueden contemplar su belleza y enigma de forma gratuita hasta principios de septiembre.
Richard Parker, secretario del Grupo de Historia y Arqueología de Norton Disney, afirmó que el dodecaedro es «completamente único» y destacó su excelente estado de conservación, lo que sugiere que tuvo un propósito muy importante en la antigüedad. Aunque su uso específico aún es desconocido, los investigadores especulan que podría haber tenido un propósito ritual o religioso.
La teoría predominante entre los expertos es que los dodecaedros romanos eran objetos de importancia simbólica o religiosa, utilizados por los romanos para tomar decisiones en su vida diaria. Este enfoque es respaldado por el descubrimiento cercano de una estatuilla de un dios jinete, lo que sugiere conexiones religiosas en el lugar del hallazgo.
A pesar de la incertidumbre sobre su uso exacto, el dodecaedro ha despertado un renovado interés y debate en la comunidad arqueológica y entre los aficionados a la historia romana. Los arqueólogos planean regresar al sitio de excavación en 2024 en busca de más pistas que puedan arrojar luz sobre este enigmático artefacto y su contexto.
El misterioso dodecaedro romano, encontrado en un contexto deliberadamente elegido junto a objetos de cerámica del siglo IV, plantea preguntas fascinantes sobre las prácticas y creencias romanas en esta región de Inglaterra. Con su exhibición en el Museo Lincoln, este objeto único ofrece a los visitantes una oportunidad única de explorar un fragmento fascinante de la antigüedad romana y sumergirse en un misterio que aún espera ser resuelto.