febrero 23, 2024

El lechero es la bebida más famosa del Puerto de Veracruz, quien visita la ciudad no puede dejar de probarlo e incluso de fotografiarse con las enormes cafeteras de los establecimientos tradicionales.

El lechero, la bebida más famosa del Puerto de Veracruz

El Gran Café de la Parroquia es conocido por su costumbre de solicitar esta especialidad con el tintineo de la cuchara sobre la taza o vaso.

Te harás percatado que cuando fuiste a dicha cafetería la gente golpeaba el vaso con la cuchara para solicitar la leche para su café o un poco más del propio café.

Resulta que había un tranvía cuya ruta pasaba por las calles 5 de mayo y Emparan, aproximadamente a las 6 de la mañana. Al acercarse, hacía sonar su campana para que el dueño pidiera a uno de los meseros que saliera a entregarle el café al tranviario, sin que éste tuviera que detener la marcha. 

Te puede interesar: Este domingo 19 de febrero en Boca del Río, el show Aventureras la Parodia

Cuando el conductor del tranvía falleció, el dueño del café y los meseros le rindieron homenaje y para recordarlo hicieron sonar sus vasos y tazas con la cuchara, fue así como surgió el tradicional llamado.

La leche caliente cae con gracia en el vaso y el mesero, a medida que va levantando esa jarra con cuello estrecho, espuma el vaso de café con la intención de que esas burbujas sean tan solo la introducción a una merienda o desayuno de campeones.

El Gran Café de la Parroquia es un restaurante y cafetería mexicana, ícono del puerto de Veracruz, Veracruz, México, fundado en el año 1808 por los hermanos Juan y Martín Urdapilleta. Es famoso por sus tradiciones, ambiente familiar y por su café lechero.

Para hacer un café lechero necesita:

2 cucharadas de café veracruzano molido fino;
1/2 taza de agua;
1 taza de leche y azúcar al gusto.
Debes calentar el agua en una ollita hasta que comience a hervir. Apagar el fuego.
Incorporar el café y dejar infusionar por 5 minutos.
Calentar la leche hasta que comience a humear. Apagar y retirar del fuego.
Servir en una jarra y reservar.
Verter el café en un vaso largo hasta aproximadamente un cuarto de su capacidad.

 

[display-posts include_excerpt=»false» category=»delver» posts_per_page=»2″]