junio 22, 2024

México avanzó dos lugares en el Índice de Desarrollo de Viajes y Turismo del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), pasando del puesto 40 en 2019 al 38 de un total de 119 economías evaluadas. Sin embargo, la inseguridad sigue siendo una gran desventaja competitiva para el país, ubicándose en el último lugar (119 de 119) en este aspecto. Otros factores que afectaron a México fueron la sostenibilidad ambiental (puesto 49) y la prioridad otorgada al turismo (puesto 65). En cuanto al ambiente de negocios, México quedó en la posición 68.

A pesar de estos desafíos, México obtuvo una excelente evaluación por sus recursos naturales, alcanzando el primer lugar de 119, y en recursos culturales, donde se posicionó en el quinto lugar.

El WEF destaca que la ubicación de los activos naturales y culturales ofrece oportunidades significativas para economías en desarrollo como México, permitiendo el cultivo de sectores turísticos prósperos.

Se espera que el turismo internacional se recupere completamente en 2024 respecto a los niveles prepandemia, impulsado por el fin de las restricciones sanitarias y una fuerte demanda reprimida. Se proyecta que la contribución al PIB mundial del turismo alcance los 9.9 billones de dólares, con niveles de viajeros similares a los prepandemia, dado que en 2023 se alcanzó hasta un 88% de esos niveles.

El documento del WEF señala que el crecimiento pospandémico del sector de viajes y turismo ha sido desigual. Aunque 71 de las 119 economías clasificadas aumentaron sus puntajes entre 2019 y 2024, la puntuación media del índice solo fue de 0-7% por encima de los niveles prepandemia. Entre los aspectos positivos se destaca un aumento de la capacidad aérea y la conectividad global, mejor apertura internacional y una mayor demanda e inversión en recursos naturales y culturales generadores de turismo. Sin embargo, el turismo de negocios sigue por debajo de los niveles de 2019.

Uno de los desafíos identificados es el desequilibrio entre la oferta y la demanda, combinado con la presión inflacionaria, que ha reducido la competitividad de precios y causado interrupciones en el servicio.

En cuanto a las regiones mejor evaluadas, Europa y Asia-Pacífico, así como las economías de altos ingresos, continúan ofreciendo condiciones más favorables para el desarrollo del turismo. En el top 30 de países evaluados, 19 están en Europa, seis en Asia, tres en América y uno en Oriente Medio. Las economías mejor clasificadas incluyen a Estados Unidos, España, Japón, Francia, Australia, Alemania, Reino Unido, China, Italia y Suiza, destacadas por sus entornos favorables, políticas de transporte y turismo, infraestructura y recursos naturales y culturales.