julio 20, 2024

A medida que se aproxima la inauguración de los tramos iniciales del Tren Maya, es fascinante explorar las joyas arqueológicas que se encuentran a lo largo de su ruta. Más allá de las conocidas Chichen Itzá y Teotihuacán, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha identificado 27 zonas arqueológicas cerca de la travesía ferroviaria, revelando tesoros históricos menos conocidos pero igualmente impresionantes.
Entre estos destinos, Toniná en Chiapas destaca con su pirámide de 74 metros de altura, asentada majestuosamente en la cima de una colina en el valle de Ocosingo. Esta antigua acrópolis, comparada con la renombrada Palenque, alberga una escalinata central con 260 escalones, 13 templos en la cúspide, ocho palacios y una cancha de juego de pelota, todo con una antigüedad de 700 años.
En Quintana Roo, la pirámide Nohoch Mul en la antigua ciudad de Cobá se eleva como un «gran montículo» con 42 metros de altura, sobresaliendo de la densa selva. Su basamento de siete cuerpos, esquinas redondeadas, dos escalinatas y un templo en la cima la convierten en una maravilla arquitectónica que se remonta al año 780 de nuestra era.
El Templo de las Inscripciones en Palenque, Chiapas, es un testimonio prehispánico rodeado de selva tropical alta. Alberga la tumba de Pakal el Grande, y su reciente descubrimiento de un sistema hidráulico bajo la cámara funeraria añade capas de misterio y simbolismo al sitio, haciéndolo un paraíso para los amantes de la arqueología.
Calakmul, en Campeche, emerge como una ciudad maya imprescindible. Con una pirámide imponente y más de 120 estelas diseminadas entre sus estructuras, esta antigua metrópoli se convirtió en la ciudad más importante de las tierras bajas mayas entre los años 250 a.C. y 700, y ahora es reconocida como la segunda reserva natural más grande de América.
La Pirámide del Adivino en Uxmal, Yucatán, se eleva 35 metros en la región de Puuc. Más allá de su imponencia arquitectónica, esta pirámide es famosa por la intrigante leyenda del «enano de Uxmal». La narrativa del enano, desafiado por el rey en tres pruebas que incluían construir la pirámide más alta, agrega un toque místico a este sitio arqueológico.
Prepárate para sumergirte en la riqueza histórica y cultural que ofrece el Tren Maya, conectando no solo destinos turísticos reconocidos, sino también tesoros arqueológicos menos explorados que te transportarán a la grandeza de la civilización maya.