febrero 23, 2024

Muy cerca de la frontera con San Luis Potosí, pero en Zacatecas, se encuentra el Pueblo Mágico Pinos, que es una pintoresca población que, durante la Colonia, fuera un importante bastión minero integrado al célebre Camino Real de Tierra Adentro, ruta económica-comercial reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 2010.

La imagen característica de Pinos es una docena de chacuacos o chimeneas que parecen “como emerger de entre las viejas construcciones virreinales y las vetustas haciendas en donde se beneficiaban los metales en aquellos tiempos de bonanza minera”.

Aquí podrás disfrutar de  de su armoniosa calma o bien deambular por las calles hasta toparse con sus notables edificios históricos, entre los que destacan la parroquia de San Matías, la iglesia de San Francisco y el templo de Tlaxcalilla, con su espléndida capilla y retablo churrigueresco que engalana el altar mayor.

Si te gustan las artesanías, en los alrededores encontrarás numerosos talleres en los que se ofrecen los típicos jarritos de barro, así como, en los cascos de antiguas haciendas, modernas casas productoras en las que se fabrica el mezcal.

Pino ofrece artesanías como los jarritos hechos de barro que se elaboran en talleres como el del señor Francisco Lara Limones, muy útiles tanto en la cocina, como para el almacenamiento, o simplemente decorar cualquier espacio en el hogar.

También de este Pueblo Mágico son tradicionales los mezcales elaborados en varias de las haciendas ubicadas en sus alrededores. ¡No dejes de probarlos!

Pero si lo tuyo es la comida, esta región del semidesierto sureste está llena de un elemento que se vuelve primordial para la subsistencia de la zona: El nopal. En diferentes platillos y de diferentes formas, aparecerá completando el cuadro de alimentos. Junto con el nopal, el agave representará otro elemento importante, las haciendas de mezcal son parte fundamental de la historia de la región.

Conejo con mole de pinole, condoches, gordas de horno y patoles blancos, queso de tuna y panela, melcocha, aguamiel, pulque y mezcal.

Algunas de las actividades que podrás realizar en este Pueblo Mágico, es Caminar por las pintorescas calles flanqueadas de Pinos, portales, casonas, museos, mesones e innumerables rincones que nos cuentan su historia. Conocer sus templos que resguardan en su interior bellos retablos de madera sobre dorada del siglo XVII, el Acueducto Los Arquitos y sus antiguas haciendas de beneficio minero, así como el sitio donde las manos mágicas del alfarero dan forma a la imaginación de innumerables piezas del noble barro.

Sin duda la Ruta del Mezcal es para ti, ya que descubrirás sabores particulares, reconocerás la dedicación y el amor con el que los mezcaleros procesan y destilan esta espirituosa bebida. Viaja en el tiempo entre hornos, alambiques, trapiches, barricas y bodegas de almacenamiento.

Aquí visitarás la mezcalera de Saldaña, ex Hacienda Trinidad Norte, fábrica de Mezcal La Pendencia y ex Hacienda La Pendencia.