mayo 27, 2024

La UNESCO nombró “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad” al mole mexicano. Este platillo es uno de los más emblemáticos del país dentro de la gastronomía mexicana, cautivando a todo aquel que lo pruebe por su sabor único y combinación perfecta de sabores.
El mole es considerado una receta fácil de seguir, además la mezcla de chiles, chocolate, especias y más, lo hacen especial.

Para realizar este platillo necesitarás:

  • Chiles secos (guajillo, ancho, y pasilla)
  • Chocolate de mesa
  • Semillas de sésamo
  • Almendras
  • Plátano macho
  • Tortillas de maíz
  • Ajo
  • Cebolla
  • Clavo de olor
  • Canela
  • Pimienta
  • Comino
  • Caldo de pollo o vegetales
  • Sal al gusto

Paso a paso:

  1. Tuesta los chiles en un sartén caliente y remójalos en agua caliente durante 15 minutos.
  2. En otra sartén, toesta las semillas de sésamo y las almendras hasta que estén doradas.
  3. En la misma sarten, frie el plátano macho, las tortillas de maíz, el ajo y la cebolla hasta que estén bien cocidos.
  4. Licúa los chiles curridos con las semillas de sésamo, las almenuras, el plátano macho, las tortillas, el ajo y la cebolla, junto con un poco de caldo, hasta obtener una mezcla homogénea.
  5. En una olla grande, calienta un poco de aceite y vierte la mezcla licuada.
  6. Agrega el chocolate de mesa rallado y las especias (clavo de olor, canela, pimienta y comino) y cocina a fuego medio-bajo durante unos 20 minutos, revolviendo ocasionalmente.
  7. Añade poco a poco más caldo hasta obtener la consistencia deseada. Rectifica la sazón con sal al gusto.
  8. Sirve el mole caliente sobre pollo, pavo o cualquier otra carne de tu elección y disfruta de un festín lleno de sabor.