junio 18, 2024

Las autoridades de la Secretaría de Turismo y Cultura (Sectur) del Estado de Veracruz y del Ayuntamiento de Tlacotalpan revelaron con entusiasmo los detalles de las festividades de la Candelaria 2024, sumergiendo a la «Perla del Papaloapan» en un vibrante periodo del 28 de enero al 11 de febrero.
El alcalde de Tlacotalpan, Luis Medina Aguirre, extendió una cálida invitación a la comunidad para sumergirse en esta celebración impregnada de más de 247 años de historia, cultura, música y fiesta. Remarcó la evolución de las actividades, siempre manteniendo la esencia de la veneración a la figura central de la festividad.
Enfatizando el carácter religioso de las festividades, el alcalde destacó la meticulosa preparación de los eventos para recibir a miles de visitantes provenientes de diversos puntos del estado, México y el mundo. En la edición de este año, a partir del 31 de enero, se sucederán inauguraciones de eventos religiosos, culturales, artísticos, exposiciones y talleres prácticamente cada hora, prometiendo un calendario repleto de emocionantes actividades.
Luis Medina anunció con entusiasmo el regreso de las corridas y rodeos bailes, aspectos emblemáticos que resaltan la identidad ganadera de la región. La extensión de la feria hasta el 11 de febrero, con la llamada «octava de la virgen», brinda un marco prolongado para que los visitantes disfruten de la rica tradición.
Por su parte, Héctor Aguilera, subsecretario de Promoción y Atención Turística del Estado de Veracruz, subrayó la creciente atracción que destinos que promueven su identidad cultural y su bagaje histórico generan entre los jóvenes y turistas en general. La Candelaria de Tlacotalpan, con su estilo único jarocho, se posiciona como un atractivo buscado por aquellos que buscan una experiencia auténtica y rica en tradiciones.
La Sectur proyecta una derrama económica superior a los 35 millones de pesos durante la Candelaria 2024. La regidora segunda del Ayuntamiento, Águeda Rodríguez Aguirre, destacó que la ocupación hotelera ya alcanza el 100 por ciento. Con nueve hoteles, una estancia, diez posadas, cuatro hostales y quince Airbnb, Tlacotalpan cuenta con capacidad para al menos 900 personas, sin contar las numerosas viviendas que los tlacotalpaños ofrecen para alquiler. La ciudad, Patrimonio Cultural de la Humanidad, se prepara para recibir a los visitantes con sus brazos abiertos y una oferta cultural única.