julio 20, 2024

El chile en nogada es un platillo tradicional de la gastronomía mexicana, específicamente originario del estado de Puebla. Se trata de un chile poblano relleno de una mezcla de carne y frutas, bañado con una rica salsa de nogada y decorado con granada y perejil.
El nombre «nogada» proviene de la palabra «nuez» en español, ya que la salsa que se utiliza para cubrir el chile está hecha principalmente de nueces peladas. El chile en nogada es especialmente popular durante la temporada de septiembre, ya que se asocia con las celebraciones de las Fiestas Patrias en México.
La receta tradicional del chile en nogada lleva ingredientes representativos de los colores de la bandera mexicana, lo que le otorga un significado simbólico: el verde del chile poblano representa la independencia, el blanco de la nogada la pureza y el rojo de la granada la sangre derramada por los héroes de la patria. La combinación de sabores y texturas hacen de este platillo un deleite para los sentidos.
El relleno suele estar compuesto por carne molida (ternera, cerdo o mixta), almendras, pasas, manzanas, peras, duraznos y, en algunas versiones, acitrón (un tipo de cactus cristalizado). Estos ingredientes le dan un sabor agridulce y una mezcla de texturas muy interesante.
El chile en nogada es una auténtica muestra de la riqueza culinaria y la tradición mexicana, y es considerado uno de los platillos más representativos y emblemáticos del país. Cada año, durante la temporada de septiembre, es común encontrar este delicioso platillo en los restaurantes y hogares de México, siendo un verdadero símbolo de la festividad de la Independencia.

Preparar chile en nogada es un proceso un poco elaborado, pero el resultado vale la pena, ya que es un platillo tradicional mexicano lleno de sabores y colores.

Ingredientes:
• 6 chiles poblanos grandes y firmes
• 500 gramos de carne molida (ternera, cerdo o mixta)
• 1/2 cebolla finamente picada
• 2 dientes de ajo picados
• 1 taza de jitomate (tomate rojo) picado
• 1/4 de taza de almendras peladas y picadas
• 1/4 de taza de pasas
• 2 manzanas peladas y picadas en cubos pequeños
• 1/4 de taza de pera pelada y picada en cubos pequeños
• 1/4 de taza de durazno pelado y picado en cubos pequeños
• 1/4 de taza de acitrón picado (opcional, puedes reemplazarlo con fruta cristalizada)
• 1/4 de cucharadita de canela en polvo
• 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida
• Sal al gusto
• Aceite vegetal
• 1 taza de nueces peladas
• 1 taza de crema de leche o crema ácida
• 100 gramos de queso de cabra o queso crema
• Perejil fresco para decorar
• Granada para decorar

Instrucciones:
• Asar los chiles poblanos: Coloca los chiles directamente sobre la llama de la estufa o en un comal caliente hasta que la piel se queme y se desprenda fácilmente. Luego, colócalos en una bolsa de plástico o en un recipiente con tapa para sudarlos durante unos 15 minutos. Después, retira la piel con cuidado, haciendo un corte en el costado para quitar las semillas y las venas, asegurándote de que los chiles queden intactos.
• Relleno: En una sartén grande, calienta un poco de aceite y cocina la cebolla y el ajo hasta que estén transparentes. Agrega la carne molida y cocina hasta que esté bien dorada. Luego, agrega el jitomate y cocina por unos minutos hasta que se suavice. Añade las almendras, pasas, frutas picadas, acitrón (o fruta cristalizada), canela, pimienta y sal al gusto. Mezcla bien y cocina durante unos minutos para que los sabores se mezclen. Reserva.
• Nogada: En una licuadora, coloca las nueces peladas, la crema de leche (o crema ácida) y el queso de cabra (o queso crema). Mezcla hasta obtener una salsa suave y homogénea. Si es necesario, puedes agregar un poco de leche para alcanzar la consistencia deseada. La nogada debe ser una salsa cremosa y no muy líquida.
• Rellena los chiles: Con cuidado, rellena los chiles con la mezcla de carne preparada. Puedes utilizar una cuchara para facilitar el proceso. Asegúrate de no sobrecargarlos para que puedan cerrarse correctamente.
• Presentación: Coloca los chiles rellenos en un platón o en platos individuales. Vierte la nogada sobre ellos de manera generosa, asegurándote de cubrirlos por completo. Decora con hojas de perejil fresco y granos de granada para darle un toque de color.

¡Listo! Los chiles en nogada están listos para servir. Es un platillo típico de la temporada de septiembre en México y se disfruta mejor a temperatura ambiente o ligeramente refrigerado.