febrero 29, 2024

Ramiro Mandujano

Repuntó el turismo genealógico, debido a que los paseantes quieren conocer de dónde vienen.

El segmento se encuentra conformado por turistas que planean sus vacaciones o escapadas en función de alguna conexión con sus ancestros. 

La mayoría busca en el banco de datos genealógico de Salt Lake City, Estados Unidos. Ahí hay misioneros y religiosos mormones que ayuda. A rastrear y catalogar las raíces familiares de cualquier persona.

La biblioteca de historia familiar se formó con la finalidad de reunir registros genealógicos y ayudar a los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días a conocer sus historias familiares, convirtiéndose en la actualidad en la biblioteca genealógica más grande del mundo, con nombres de más de miles de millones de personas fallecidas.

Actualmente es aprovechada por personas de diversas religiones ya que la colección de registros que allí se pueden hallar representa millones de rollos de microfilmes y microfichas.

La Biblioteca dispone de cinco plantas dedicadas a la investigación de historia familiar.

Está ubicada en 35 West Temple North St. Salt Lake City, Utah, Estados Unidos.

Cada piso dispone de un escritorio de ayuda, asistentes de la biblioteca y centro de copiado.

Se encuentra a cargo de la asociación Family Search, la entidad genealogista de la iglesia mormona.

Las consultas son gratuitas, y el banco de datos incluye un patrimonio de 2.4 millones de rollos de microfilmes de actas de nacimiento, defunción, bautismo y casamiento de 110 países

También 356 mil libros, además de periódicos y suscripciones a portales genealógicos.

Es una buena opción para las personas que quieran descubrir quiénes fueron sus ancestros.