febrero 23, 2024

La Isla de los Sacrificios es una de las 185 áreas naturales protegidas de la República Mexicana y aunque no se puede ingresar a ella sí puedes conocerla de cerca realizando actividades acuáticas desde Veracruz o mejor aún Boca del Río.

La Isla de Sacrificios fue testigo de diversas batallas y aún existen construcciones de aquella época. Su nombre original era Chalchihuitlapasco o lugar de la vasija de jade, pero fue bautizada por Juan de Grijalva como Isla de los Sacrificios.

Desde el 2 de septiembre de 1972, debido a malos manejos, la visita a la isla quedó cerrada, sin embargo, se puede llegar por medio de recorridos interpretativos, de investigación o para limpieza de los arrecifes.

Consta de una superficie de aproximadamente 150 metros de largo por 50 de ancho, cuando los españoles llegaron a ella encontraron huesos humanos, cráneos, cadáveres y ropa, lo que los llevó a creer que se trataba de sacrificios, por eso la bautizaron así.

Fue un sitio estratégico militar testigo de diferentes batallas que se llevaron a cabo en Veracruz, tal como la Guerra de los Pasteles por lo que aún se pueden observar algunas construcciones sobrevivientes.

La Isla de los Sacrificios, es también un lugar de anidación de tortugas marinas y es un protector del Puerto de Veracruz, pues uno de los servicios ambientales que tienen los arrecifes es la protección a la línea de costa y protección frente a fenómenos naturales.

En el lugar se encuentra también el emblemático faro de la Isla de Sacrificios, el cual sirve para la navegación marítima.